Ingredientes Elaboración Variantes Menús
Galletas de avena
  • galletas
  • 45 min.
  • Fácil
  • 2€/ración

Galletas de avena

Receta de Galletas de avena

La receta casera de galletas de avena es muy sencilla de preparar en casa, y además es muy beneficiosa para nuestro organismo. Los copos de avena son cereales muy completos, ricos en proteínas, hidratos de carbono, y vitaminas como la B1, que ayuda a reducir el colesterol conocido como “malo”.

Las galletas de avena tienen muchas preparaciones, ya que se les puede añadir pepitas de chocolate, pasas, arándanos, diversos frutos secos, etc. Y duran mucho, luego se pueden preparar en grandes cantidades, y conservar en una lata en un lugar fresco y seco.

Ingredientes para Galletas de avena

  • 230 gr. de copos de avena
  • 100 gr. de harina
  • 150 gr. de azúcar moreno
  • Media cucharadita de levadura
  • Una pizca de sal
  • 2 huevos
  • 150 ml de aceite de oliva (una cucharada sopera)
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla

Cómo hacer Galletas de avena

  1. Colocamos los copos de avena en un cuenco, junto con la harina, el azúcar moreno, la levadura y mezclamos bien toda la masa resultante.
  2. En otro recipiente incorporamos los huevos, el aceite, la esencia de vainilla, mezclamos bien y lo incorporamos a la mezcla de avena.
  3. Lo mezclamos todo con mucho cuidado, con la ayuda de una espátula, ya que para esta receta no es necesario usar una batidora.
  4. Una vez que la mezcla ha quedado bien uniforme y homogénea, nos ayudamos de las manos para formar bolitas que iremos aplanando en una superficie lisa.
  5. Colocamos las galletas en una fuente apta para horno y precalentamos a 180º con calor arriba y abajo durante 5 minutos.
  6. Horneamos las galletas a esta temperatura, durante aproximadamente 15 minutos, o hasta que comprobemos que los bordes están dorados.
  7. Sacamos las galletas y las dejamos reposar en un recipiente hasta que se enfríen y se endurezcan.
  8. Una vez frías, ya están listas para disfrutarlas.
¿Te ha sido útil esta receta?
¡Gracias por tu ayuda!
¿Cómo podemos mejorarla?
Ir arriba

Otras recetas de Galletas de avena


Galletas de avena light

Galletas de avena light

Ingredientes:

  • 1 ½ taza de avena
  • 2 cucharaditas de canela
  • ¼ de cucharadita de sal
  • 2 bananas

En este artículo te acercamos una opción para matar esos antojos de postre, sin necesidad de salirte de una dieta balanceada y se trata de unas ricas galletas de avena, las cuales son increíblemente fáciles de hacer.


Gallenas de avena y chocolate

Gallenas de avena y chocolate

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de margarina
  • 2 cucharadas de manteca vegetal
  • ½ taza de azúcar
  • 1 huevo
  • ¾ taza de harina todo uso
  • 1 pizca de sal
  • 2 tazas de avena en hojuelas
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • ½ taza de chispas de chocolate

Las galletas de avena y chocolate son ricas y no necesitan muchos ingredientes. Ten en cuenta que de esta receta te pueden salir entre 20 y 25 galletas, lo cual es ideal para una reunión, para recibir invitados o incluso para una pequeña fiesta infantil. Queda de tu parte la funcionalidad que le des.


Galletas de avena y miel

Galletas de avena y miel

Ingredientes:

  • 400 g Avena en polvo
  • 250 ml de Miel pura de abejas
  • 1 huevo
  • 150 gramos de Mantequilla repostera derretida
  • 1 cucharada Canela en polvo
  • Sal y azúcar
  • Esencia de vainilla
  • Harina de trigo

A todos nos gusta disfrutar de unas ricas galletas. Por ello te acercamos una receta que rompe con esa idea y es muy fácil y práctica de realizar. Te contaremos cómo preparar 12 galletas de avena y miel.


Galletas de avena sin harina

Galletas de avena sin harina

Ingredientes:

  • 1 taza de avena
  • 1 taza de margarina
  • ¼ taza de zumo de naranja (o leche si lo prefieres)
  • ½ taza de azúcar, miel o el endulzante de tu elección
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla o ralladura de naranja
  • 2 tazas de harina de avena (la puedes hacer tú mismo moliendo las hojuelas de avena con la licuadora)
  • 1 pizca de sal
  • 1 huevo

También sirve para cuando te falta justamente ese ingrediente que la gran mayoría cree que es imprescindible a la hora de hornear.